single

Barreda Moller escribe...

Acuerdos de Coexistencia

La Decisión 486, que considera la posibilidad de celebrar un acuerdo de coexistencia para permitir el uso y/o registro de marcas idénticas o similares de propiedad de diferentes entidades, no incluye una disposición específica relacionada con los términos y condiciones que deberán ser considerados en dichos acuerdos.  El Tribunal Andino de Justicia, interpretando las normas relacionadas con los acuerdos de coexistencia, tiene una antigua política según la cual los acuerdos de coexistencia, donde el titular de una marca autoriza a un solicitante registrar una marca idéntica o similar para distinguir productos/servicios idénticos o similares, no son obligatorios ante la AutoridadAdministrativa, la cual se ve en la necesidad de considerar el interés del consumidor, puesto que éste puede ser inducido a confusión si se enfrenta a dos marcas idénticas o similares en el mercado, en particular cuando las marcas distinguirán productos/servicios idénticos o similares, aún cuando no estén comprendidos en la misma clase internacional.  Además de la revisión del acuerdo de coexistencia, el Tribunal Andino de Justicia ha dado instrucciones a las Autoridades Administrativas para que analicen el interés general de los consumidores y, en particular, para que determinen si existe riesgo de confusión o riesgo de asociación.

En un caso muy reciente sobre la registrabilidad de la marca THE PLAYERS y Diseño de un Jugador de Golf, solicitada por PGA Tour, Inc. y cuyo registro fue inicialmente rechazado debido a la existencia de los derechos de marca de The Professional Golfers’ Association of America (que incorporaba un Diseño de Jugador de Golf muy similar)  el Tribunal Administrativo del Indecopi ha establecido ciertos parámetros para la aceptación de acuerdos de coexistencia.  Ha determinado que además de la firma de un acuerdo de coexistencia que permitiría el registro de una marca, las partes deben incluir dentro de los términos del acuerdo referencias específicas a compromisos según los cuales las partes acuerden diferenciar el origen de los productos/servicios en su promoción, publicidad y rotulado.  La Autoridad también ha dispuesto que en el caso de productos/servicios especializados donde el consumidor está en la capacidad de distinguirlos de los productos/servicios proporcionados por otra entidad, el acuerdo de coexistencia será aceptado.  La Autoridad ha establecido que “el consumidor que se encuentre con productos o servicios que son específicos en naturaleza y conozca las diferencias entre cada torneo, es un tipo de consumidor que está en la capacidad de diferenciar los símbolos”, de manera que un acuerdo de coexistencia celebrado por las partes que incluya un compromiso para incorporar la información necesaria con respecto a la actividad realizada por cada entidad, que permita que cada símbolo sea completamente diferenciable, debe ser aceptado.

Dejar un comentario