single

Barreda Moller escribe...

Propiedad Intelectual en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP)

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (más conocido por sus siglas en inglés TPP) es un ambicioso convenio multilateral de libre comercio que busca promover el crecimiento económico, mediante el desarrollo de la innovación e inversión, así como también la generación de empleo de los nacionales de los países miembros del acuerdo. Inicialmente discutido por Brunei Darussalam, Chile, Nueva Zelanda y Singapur en el año 2005, se juntaron a esta iniciativa otros países tales como los Estados Unidos de América en el 2008, Australia, Malasia, Perú y Vietnam en el 2010, Canadá y México en el 2012 y finalmente el Japón en el 2013, pero se encuentra abierto a la incorporación de otros países que están mostrando su interés de participar en las negociaciones.

El TPP representa un mercado potencial de 800 millones de habitantes todos los cuales, con excepción de Vietnam, poseen un PBI per cápita mayor al peruano y permitirá un relacionamiento preferencial con importantes economías de América, Asia y Oceanía que representan poco más del 30% del total del intercambio comercial del Perú.

La temática que se viene negociando en el acuerdo es variada y comprende entre otros capítulos el Acceso a Mercados, Reglas de Origen, Procedimientos Aduaneros, Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, Obstáculos Técnicos al Comercio, Contratación Pública, Propiedad Intelectual, Defensa Comercial, Políticas de Competencia, Comercio Transfronterizo de Servicios, Servicios Financieros, Entrada Temporal de Personas de Negocios, Telecomunicaciones, Comercio Electrónico, Inversiones, Medio Ambiente, Laboral, Cooperación, Coherencia Regulatoria, Pequeñas y Medianas Empresas, Competitividad, Desarrollo, Asuntos Institucionales y Solución de Controversias.

Las negociaciones para la aprobación del texto del TPP se han mantenido en secreto entre los funcionarios de gobierno de los Estados ocasionando críticas del sector privado por la poca transparencia de las discusiones. Sin embargo, gracias a los conocidos “wikileaks” se filtró el borrador del texto del capítulo referente a la Propiedad Intelectual, el cual trae algunas novedades en cuanto a la legislación sobre patentes de invención, marcas, derechos de autor, las indicaciones geográficas y el debido cumplimiento de las normas para su protección.

Entre las principales modificaciones en la legislación de Propiedad Intelectual que se vienen discutiendo y que serían eventualmente aceptadas, están las siguientes:

- La propuesta de extender el término de vigencia de las patentes de invención para compensar la demora irrazonable del procedimiento para su concesión. Para tales efectos, esta “demora irrazonable” se entendería bien un retraso mayor de cuatro años para el otorgamiento de una patente contado desde la presentación de la solicitud o que transcurran más de dos años de haberse solicitado el examen de fondo sin que se conceda la patente de invención, lo que ocurra primero. Esto no representa mayor problema para el Perú cuya legislación ya contempla el ajuste por retraso irrazonable salvo en lo que respecta a la patente que reivindique un producto o un procedimiento farmacéutico que específicamente fue exceptuada de beneficiarse del referido ajuste.

- La extensión del término de la vigencia de los derechos de autor a un mínimo de setenta años post mortem auctoris. Esta propuesta tampoco representa un inconveniente para el Perú puesto que nuestra legislación ya contempla el mismo plazo de protección, aunque México –siguiendo su propia legislación vigente sobre la materia- propone extender dicho plazo a cien años; y los Estados Unidos de América propone ciento veinte años, en cuyo caso, de aprobarse alguna de estas propuestas, tendría que modificarse la ley peruana para incluir el nuevo plazo que se apruebe para la duración del derecho de autor.

- La implementación de la regla de los tres pasos más conocida en inglés como three strikes rule o graduated response que permitiría a los proveedores de internet a suspender o desconectar el servicio de internet a aquellos usuarios que han recibido tres notificaciones sucesivas imputándoseles una violación reiterada a los derechos de autor cometida por este medio y sin necesidad de un proceso legal previo en el cual el infractor tenga que ser escuchado anteladamente. Este es un tema que, de alguna manera, debió legislarse en nuestro país vía implementación del Acuerdo de Promoción Comercial suscrito entre el Perú y los Estados Unidos de América pero que quedó en suspenso porque, al debatirse las propuestas para establecer la responsabilidad de los proveedores de internet por las violaciones de los derechos de Propiedad Intelectual, hubo cerrada oposición de distintos sectores invocando las libertades de expresión y de información.

- El aumento de las sanciones penales por violación de los derechos de autor proponiéndose la criminalización de conductas infractoras menores que no tengan fines de lucro así como el uso no autorizado de propiedad intelectual a escala comercial, comúnmente denominado “piratería”, tenga o no propósitos de lucro o cuando persiga la obtención de una ventaja económica o comercial. Esta propuesta tampoco representa inconvenientes pues nuestro Código Penal ya contempla este tratamiento aunque los jueces y fiscales sean renuentes a aplicar la norma con severidad.

- El incremento de las sanciones por infracción a las patentes de invención, particularmente se propone facultar a las autoridades competentes para que puedan fijar la indemnización de daños y perjuicios hasta una cantidad tres veces mayor al daño ocasionado, sin perjuicio del pago de las cotas y costos del proceso. Ello tampoco representa mayor inconveniente para nuestra legislación aunque alguna reforma se requerirá para facultar a las autoridades competentes para que se fijen indemnizaciones por encima del daño efectivo causado por la infracción a los derechos de Propiedad Intelectual.

- Cada parte contratante ratificará o se adherirá a los siguientes acuerdos en la fecha en la que entre en vigor el TPP:

a. Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (1970), de acuerdo a la enmienda de 1979;
b. Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial (1967);
c. Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas (1971);
d. Convenio sobre la Distribución de Señales Portadoras de Programas Transmitidas por Satélite (1974);
e. Protocolo Relacionado al Acuerdo de Madrid Concerniente al Registro Internacional de Marcas (1989);
f. Tratado de Budapest sobre el Reconocimiento Internacional del Depósito de Microorganismos a los fines del Procedimiento en materia de Patentes (1977), de acuerdo a la enmienda de 1980;
g. Convenio Internacional para la Protección de las Nuevas Variedades de Plantas [MX propone: (1961) de acuerdo a su revisión de 1972, 1978 o] (1991) (Convenio de la UPOV);
h. Tratado de Singapur sobre el Derecho de Marcas (2006);
i. Tratado OMPI sobre Derechos de Autor (1996); y
j. Tratado de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas (1996).

En este caso, todos los Tratados y Convenios antes señalados no representan una dificultad para el Perú con excepción del Protocolo Relacionado al Acuerdo de Madrid Concerniente al Registro Internacional de Marcas (1989) cuya aprobación siempre ha merecido objeciones tanto de carácter constitucional, como legal y administrativo por parte de distintos sectores involucrados y ocasionará un impacto en los recursos generados por la oficina nacional competente.

Dejar un comentario