single

Barreda Moller escribe...

Importancia de las marcas de certificación

De conformidad con la Decisión 486, una marca de certificación es “un signo destinado a ser aplicado a productos o servicios cuya calidad u otras características han sido certificadas por el titular de la marca”.

Junto con la solicitud de registro de una marca de certificación se debe acompañar el reglamento de uso de la marca, el cual debe incluir la siguiente información:

1. Los productos o servicios que podrán ser objeto de certificación por el titular;
2. Las características garantizadas por la presencia de la marca; y
3. La descripción de la manera en que se ejercerá el control de tales características antes y después de autorizarse el uso de la marca.

Quien desee obtener una autorización de uso de una marca de certificación para ser usada en los productos o servicios que comercializa o brinda, debe cumplir con lo estipulado en el reglamento de uso de dicha marca.

Las marcas de certificación cumplen un rol cada vez más importante en el mercado ya que, como su nombre lo dice, certifican que los productos o servicios que se están adquiriendo o usando tienen determinadas características y cumplen con determinados estándares de calidad, lo cual beneficia, por un lado, a los consumidores o usuarios quienes reciben un mejor producto o servicio y, por otro lado, a los empresarios ya que al haber una mayor satisfacción por parte de los consumidores o usuarios, va a haber una mayor demanda, y a su vez una mayor ganancia.

Los estándares de calidad garantizados por una determinada marca de certificación, permiten al empresario diferenciarse de los competidores y, así, captar una cantidad mayor de consumidores o usuarios. Esto a su vez, beneficia al mercado, ya que genera competencia lo cual impulsa a los empresarios a esforzarse más por brindar u ofrecer productos o servicios de mejor calidad.

En la medida que las marcas de certificación son indicativos de la calidad de los productos o servicios sobre los que se utilizan, éstas van a garantizar al consumidor o usuario una calidad constante y determinada en relación a los mismos, lo que va a permitir un mejor posicionamiento de la marca -que se utiliza junto con la marca de certificación- en el mercado.

Asimismo, el hecho que el titular de la marca de certificación ejerza un control de las características después de autorizarse el uso de la marca, es una garantía de que los estándares de calidad ofrecidas por la misma van a ser mantenidas en el tiempo.

Dejar un comentario