single

Barreda Moller escribe...

Registro de signos táctiles

El artículo 134 de la Decisión 486 nos muestra una lista de los signos capaces de constituirse como marcas. En ese sentido, si bien el artículo citado omite señalar a los signos táctiles de manera expresa, dado que la referida lista resulta ser enunciativa, la misma incluye a las texturas.

Sobre la registrabilidad de las texturas (signos táctiles) se ha pronunciado el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina a través de la Interpretación Prejudicial N° 242-IP-2015, proveniente de una consulta efectuada por la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia, con relación a la solicitud de registro de la marca táctil (TEXTURA SUPERFICIE “OLD PARR”), cuya descripción era la siguiente:

“Consiste en una textura (superficie) dura craquelada arrugada, es decir, estriada o rayada en forma de una aglomeración de formas geométricas irregulares que incluyen en su mayoría, pentágonos, romboides y hexágonos, cuyas paredes compartidas miden de longitud entre 3 y 6 milímetros, de altura entre 0,08 y 0,5 milímetros y de grosor entre 0,1 y 1 milímetro. Las paredes y las áreas contenidas dentro de las paredes son lisas. El material en el que se use esta textura normalmente será vidrio y se usará en distintos tamaños”

El Tribunal Andino considera que en las texturas (signos táctiles) el elemento sobre el cual recaerá la protección lo constituye la superficie del producto. Así, el Tribunal indica lo siguiente en su considerando N° 58:

“Para ser susceptible de protección por registro de marcas, dicha textura debe servir para informar acerca del origen empresarial del producto que se pretende distinguir. Una textura determinada podrá ser protegida como signo distintivo si resulta arbitraria y particular en relación con el producto que distingue; criterio que comprende la no funcionalidad, o si ha adquirido distintividad mediante el uso constante en el mercado”.

En ese sentido, luego de haber establecido el objeto de protección de las texturas presentadas a registro, el Tribunal procede a señalar que en cuanto al procedimiento de registro de signos táctiles, resulta ser la Oficina correspondiente la obligada a verificar que el signo presentado a registro cumpla con los requisitos de registrabilidad exigidos por ley (susceptibilidad de representación gráfica y distintividad). Señala también el Tribunal que la Oficina encargada tiene la facultad de exigir “la documentación o cualquier otro soporte material necesario para determinar con exactitud el alcance de la protección que se reivindica”. Añade que es plena responsabilidad de la Autoridad encargada del Registro Marcario la problemática de la representación gráfica del signo para fines de su publicación (y posibles oposiciones) (considerando 75).

Adicionalmente, el Tribunal Andino considera que la representación gráfica no resulta ser un mero requisito técnico, sino que constituye parte del principio de precisión. De este modo, en sus considerandos 94 a 96 señala lo siguiente:

“(…) una mayor precisión en los registros de nuevos tipos de marcas delinea más claramente y, en consecuencia, protege mejor los derechos de los titulares de registros de este tipo de marcas. Los registros y publicaciones de solicitudes de registro más específicos permitirá a los empresarios, al realizar búsquedas en el registro de marcas, descubrir posible competencia en el mercado y protegerse contra posibles casos de infracción antes de invertir elevadas sumas en el desarrollo y promoción de nuevas marcas. Adicionalmente, la definición precisa de la marca informa a los competidores y titulares de marcas de posibles casos de infracción, disminuyendo y, posiblemente, previniendo el riesgo de confusión en el público consumidor.

La representación gráfica también ayuda a las autoridades en el examen de registrabilidad y, eventualmente, en proteger la marca contra usos no autorizados por parte de otros competidores. El requisito de representación gráfica permite una definición precisa de la marca, de tal manera que el titular de la marca, los consumidores y competidores puedan comprobar el alcance de la protección otorgada a la marca mediante su registro, o el alcance de la protección que se solicita, mediante su publicación.

La representatividad gráfica resulta igualmente importante para los nuevos tipos de marcas, por cuanto asegura que el alcance y naturaleza de la marca sean claramente definidos y comprensibles para que así terceras personas, que realicen búsquedas en el registro de marcas, puedan identificar claramente lo que se ha registrado, es decir, el objeto de protección” (considerandos 94 a 96).

Finalmente, en la Interpretación Prejudicial se señala que como parte de la obligación de las Oficinas Nacionales, se encuentra el permitir y facilitar el acceso de las personas al signo, sin especificar el medio a través del cual se realice dicho acceso, siempre que cumplan con dos requisitos: (i) descripción clara, precisa y completa de la textura, incluyendo un dibujo tridimensional o fotografía, del signo; y, (ii) muestra física del objeto que contiene la textura. Así lo señala en su considerando Nº 105:

“La Oficina Nacional Competente deberá cumplir con los dos requisitos mencionados anteriormente y permitir el acceso de los usuarios a la muestra física del signo solicitado para que puedan conocer y verificar si el mismo vulnera o no sus derechos. De esta manera, mediante la aplicación de estos dos requisitos, se cumpliría con la representación gráfica exigida por la Decisión 486 y se lograría una publicación efectiva.”

Dejar un comentario