single

Barreda Moller escribe...

El alcance de los términos en idioma extranjero en el examen de registrabilidad de marcas, a la luz de la interpretación prejudicial emitida en el proceso 252-IP-2016

A solicitud de los jueces nacionales de los países miembros de la Comunidad Andina, el Tribunal de Justicia de dicha Comunidad realiza la interpretación de las normas que conforman el ordenamiento jurídico del conjunto subregional con el objeto de garantizar la aplicación e interpretación uniforme del derecho andino. Cierto es, sin de modo alguno restar importancia a los alcances de la interpretación prejudicial, que ésta es de obligatorio cumplimiento en el caso respecto del cual el juez competente la ha solicitado.

Es regla sustentada en la jurisprudencia de nuestro país, que los signos conformados por uno o más términos en idioma extranjero cuyo significado no es de conocimiento generalizado, son considerados signos de fantasía en el análisis de registrabilidad marcario.  A este respecto, ha establecido el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina que deberá tenerse en cuenta “lo que realmente ocurre en el mercado”, siendo de aplicación a este análisis, el “principio de primacía de la realidad”. Ello implica determinar si los consumidores medios que son destinatarios de los productos o servicios de que se trate comprenden, o no, el significado de las palabras en idioma extranjero.  Claro está que, si aquellos consumidores comprenden perfectamente el significado de tales palabras, el tratamiento que recibirá el término en idioma extranjero será igual al que se daría al término en idioma castellano.

Pero ¿cuáles son los criterios a aplicar a fin de verificar si el significado de un término en idioma extranjero es de conocimiento generalizado en el sector del público consumidor al que los productos o servicios se encuentran dirigidos?

El Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina se ha pronunciado al respecto en el Proceso 252-IP-2016, identificando criterios que, destaca, no son taxativos:

-       La proximidad fonética y semántica del idioma extranjero con el castellano.  Incluye a signos conformados por términos que tienen igual significado en más de un idioma.  También incluye palabras cuya redacción difiere ligeramente pero respecto de las cuales es sencillo comprender su significado.

-       La intensidad de la enseñanza del idioma extranjero en el país miembro en que se realiza el análisis de registrabilidad.  Resulta pertinente averiguar si la enseñanza del idioma extranjero forma parte de la currícula escolar pública y privada.  En caso afirmativo, se deberá determinar si la palabra en idioma extranjero puede ser comprendida por la generalidad del público consumidor que cuenta con un conocimiento a nivel básico del idioma.  Como tercer punto habrá que determinar si el público consumidor tendría conocimientos del idioma, a nivel básico.

-       Si la palabra en idioma extranjero es utilizada por la generalidad de empresas para describir una característica del producto o servicio y/o si es utilizada en la distribución o comercialización del producto o servicio, por ejemplo, en la publicidad.

-       El uso que tenga la palabra en idioma extranjero, en la estructura de otros signos distintivos.

-       El uso de la palabra en idioma extranjero en medios de comunicación masiva y en redes sociales.

-       Los “extranjerismos” que son de uso común por la población en general.

Siendo los criterios arriba listados no taxativos, la Autoridad nacional podrá realizar encuestas con el objetivo de determinar si la palabra en idioma extranjero es, o no, de conocimiento de la generalidad del público consumidor del producto o servicio de que se trate.

 

 

Dejar un comentario