single

Barreda Moller escribe...

Signos engañosos: Análisis de la totalidad del signo

El artículo 150 de la Decisión 486 establece la obligación por parte de la Autoridad de efectuar el examen de registrabilidad de un signo solicitado a registro.

Así, en el examen de registrabilidad, con especial atención al análisis de las prohibiciones absolutas, la Autoridad Administrativa debe proceder a evaluar el signo en su totalidad, a efectos de determinar si el mismo, al ser apreciado por el público en general, resulta capaz de identificar un origen empresarial determinado sin riesgo de inducir a engaño al referido público.

Ahora bien, respecto del análisis de la prohibición de registro de signos engañosos, el análisis del conjunto marcario adquiere mayor relevancia, ello en la medida que será la conjunción de sus elementos lo que determinará la posibilidad que el público consumidor se vea inducido a error respecto de las características de los productos y/o servicios que se ofrecen con el referido signo.

Recientemente la Sala Especializada en Propiedad Intelectual ha emitido una resolución a través de la cual resalta este análisis respecto de la totalidad de los elementos comprendidos en un conjunto marcario. En efecto, a través de la Resolución Nº 17-2018/TPI-INDECOPI la Sala ha denegado el registro del signo mixto OT WHISKY OLD TIMES y etiqueta al considerar que de la revisión de sus elementos –específicamente el término WHISKY y la frase MALTA ESCOCESA apreciada en caracteres de menor tamaño– se concluye que el referido signo producirá un riesgo de engaño con relación a los productos de la clase 33 (bebidas alcohólicas, excepto cervezas) que pretende distinguir.

En el caso concreto, se solicitó el registro de una etiqueta conteniendo la denominación OT WHISKY OLD TIMES y debajo de dichos elementos, en caracteres de menor tamaño –con finalidad informativa según la solicitante– la frase “WHISKY OLD TIMES DE ENFÁTICO SABOR A MALTA ESCOCESA CON FINOS Y SELECTOS DESTILADOS OTORGAN UN BALANCE PERFECTO DE AROMAS CON UN EXCELENTE Y SUAVE FINAL”. Respecto a la frase mencionada, la Autoridad consideró que si bien la misma es de tipo informativa “dicha situación no determina necesariamente que ésta deba ser excluida del examen correspondiente sino únicamente que no podrán invocarse derechos de exclusiva sobre dicho elemento en caso de que el signo sea otorgado”.

Teniendo en cuenta lo señalado en el párrafo anterior, la Sala procedió a evaluar el signo de manera conjunta, señalando que la concurrencia de los términos WHISKY y MALTA ESCOCESA daría a entender que el producto que se pretende distinguir proviene de Escocia, aun cuando quizá no lo sea.

Sobre el particular resulta pertinente resaltar este nuevo acercamiento efectuado por la Sala respecto de la prohibición de registro referida a signos engañosos, toda vez que no se limita a los elementos relevantes sino que efectúa, de manera correcta, una evaluación de todos los elementos que serán apreciados por los consumidores al momento de efectuar su decisión de compra, incluso cuando los mismos no hayan sido reivindicados por el solicitante o puedan carecer de distintividad.

Dejar un comentario