page

Derechos del consumidor

Las prácticas contrarias a los usos honestos en materia de actividad económica se califican como competencia desleal.  Este concepto incluye los actos de engaño o el hacer creer al consumidor que el producto tiene características distintas a las reales. Incluye también los actos de denigración o la difusión de información falsa sobre los productos o servicios de los competidores y/o la publicidad comparativa subjetiva.  Incluye, adicionalmente, los actos de confusión o el buscar parecerse a un competidor para que el consumidor adquiera esos productos y no aquellos que busca. Asimismo, incluye la explotación indebida de la reputación ajena con el propósito de desviar indebidamente la clientela.

Nosotros asistimos al empresario afectado por las conductas ajenas, o al acusado por dichas conductas. Diseñamos estrategias de defensa de los derechos afectados. Nuestra actividad profesional goza de un alto índice de resultados favorables para los intereses de nuestros clientes.